Todo el mundo desembarca en Formentera con la esperanza de poder conocer la isla al máximo, es por eso que en muchos casos se opta por alquilar vehículos a motor para poder moverse rápidamente por toda la isla. Pero sabiendo que Formentera es una isla pequeña  con poco desnivel, la bicicleta es una opción de lo más recomendable para descubrirla de otra manera: despacio y recreándote en cada detalle.

En Esformentera.com también te ofrecemos una gama muy amplia de bicicletas para que puedas descubrir Formentera a golpe de pedal. Aquí te enseñamos las principales ventajas de escoger la bicicleta como medio de transporte y te ofrecemos tres rutas verdes que te permitirán conocer la isla de otra manera.

La ventaja más destacada de optar por una bicicleta es, por supuesto, su carácter eco-friendly. Formentera apuesta por este aspecto y por eso los carriles bici están presentes por todas partes, así como los parkings para bicicletas. Por tanto, también podemos decir que se trata de un transporte económico (no necesita gasolina), que te ahorrará tiempo en buscar aparcamiento y además, te permite acceder a zonas menos exploradas tales como los senderos rurales.

Si lo que te preocupa es no estar en forma para pedalear, tienes que saber que Formentera es un isla prácticamente plana, a excepción de la Mola, una meseta que para ascederla habrá que superar un desnivel de aproximadamente 160 metros. El resto de la isla es muy accesible y la gran mayoría de trayectos entre las playas principales no suelen sobrepasar la media hora.

A continuación te proponemos tres rutas muy interesantes para conocer Formentera de otra manera:

Ruta 1: del puerto de la Savina a la playa de Illetes

La Savina es un punto de partida ideal pues aquí podemos recoger nuestra bicicleta reservada con EsFormentera.com. Muy cerca de aquí, siguiendo la costa en dirección noreste, comienza el “Camí de la Guía”, un camino que bordea la costa y que separa el mar y la inmensa laguna del Estany Pudent, lugar donde antaño se recolectaba la sal como medio de subsistencia. Por el camino también cruzaremos sa Sequi, punto que conecta la laguna con el mar exterior y también pasaremos por el Molí de Sal, otro vestigio del pasado salinero de la isla. Antes de llegar a Illetes pasaremos por la playa de Cavall den Borràs una costa increíble de aguas turquesas. En apenas 15 minutos habremos llegado a destino, la playa de Illetes, una de las maravillas de la isla de Formentera.

Ruta 2:  de Sant Francesc a Cap de Barbaria

Sant Francesc es la capital de Formentera que se encuentra a unos 3 kilómetros al sur del puerto de la Savina. Pedaleando por la carretera al sur de esta población atravesaremos el barrio de Ses Bardetes desde el que parte un camino paralelo que evita la ajetreada carretera que conduce al Cap de Barbaria. El destino será el mismo pero por el camino podremos disfrutar de la naturaleza más de cerca, atravesando campo, bosque e incluso viñedos hasta llegar al árido paraje de Cap de Barbaria. Este mítico paraje se caracteriza por su aspecto inhóspito rodeado de acantilados donde destaca el imponente faro de Barbaria. Junto a él, hallamos una pequeña cueva que sirve de túnel entre la superficie y las paredes de los acantilados. Un lugar muy singular al cual llegaremos en menos de una hora en bicicleta.

Ruta 3: Pla de la Mola

La Mola es el punto más elevado de la isla y consiste en una amplia meseta que se alza sobre el mar. Subirla es quizás el tramo más duro de la isla pero nosotro te queremos proponer recorrerla una vez arriba con una ruta de poco más de 12 kilómetros.

Partiendo del pueblo del Pilar de la Mola  nos dirigiremos a la costa norte de la meseta para bordearla en dirección este hasta alcanzar el mítico faro de la Mola. Es un lugar ideal para contemplar las vistas sobre el mar desde los altos acantilados de la Mola. Siguiendo la costa continuaremos por caminos de tierra hacia la costa sur, atravesando campos poblados de paredes de piedra seca. Por el camino veremos el Molí Vell de la Mola, una muestra de la tradición campesina de Formentera. El sendero continua hacia el oeste de la meseta donde se cruza con la carretera de ascenso. Una vez aquí solo queda seguirla hasta volver al punto de partida y celebrar esta ruta con una bebida bien fresquita en el Pilar de la Mola.

Deja un comentario